ANTONIO GARCÍA BARBEITO
El tarro


A ver, querido José Enrique Moreno, dame todos los datos de ese novillo de Torrestrella que ha volcado El Tarro en Alcalá, que casi le hace trizas el cristal del genio y que ha hecho que el albero alcalareņo, al derramarse El Tarro, quede ya bañado de gracia currista para toda la vida. A ver, ¿cómo se llamaba ese novillo arreglado y esaborío que ha llegado donde nunca debió llegar? Dame, José Enrique, nombre de la madre, de la abuela, del padre... Dame datos de ese torito tonto, torpe, que en vez de romper tres costillas ha estado a punto de romper El Cossío en su edición sevillana. El revolcón de ese novillo a un torero a punto de cumplir los sesenta y cuatro años, ha sido como si Rato, en una torpeza de embestida política, estuviera a punto de dejar sin pensión a la vejez. Si el novillo llega a tener el talento torista necesario, el novillo hubiera ido pastueño al vuelo del capote y colaborador con el torero y con la causa. Curro, por la edad, es el Hombre del Sol Poniente, y, como en un benefactor acto con nombre oriental, estaba allí para ayudar al Niño del Sol Naciente. Duelo al sol, pacto de Soles. Un sol -el de Atsuhiro- que, por mor de una voltereta desgraciada, se puso antes de nacer, y un sol -el de Curro- que se pone y no acaba de ponerse, el eterno lubricán, el crepúsculo inmóvil. A Atsuhiro se le puso tempranamente su sol recién nacido y Curro no deja que llegue la noche de su adiós. Y el novillo empeñado en cambiar la hora, en oscurecernos, en poner el sol.

El mundo al revés: Curro con edad de recibir homenaje y colaborando con uno que tiene edad de darlos. Atsuhiro ya es grande, porque ha tenido a Curro cerca, con él, por él, para él. Curro con edad de vivir en un salón de retiro entre cabezas de toros disecadas y lo vemos ahí, cerca y entre pitones de novillo esaborío, a merced de una cabeza sin cabeza que nunca aprendió bien la lección de que hay cosas que no se pueden tocar, de que hay toreros -uno- a los que no se puden volcar como un niņo travieso vuelca el perfume de su madre. Un poco más, novillito, y además de las tres costillas de Curro nos rompes Resurrección, abril y el romero correspondiente. Dame, querido José Enrique Moreno, el nombre de ese novillo. Para no nombrarlo nunca.
Antonio García Barbeito
El zaguán, 21/10/97
El Correo de Andalucía



Haga click aquí para volver a la Presentación de CURRO ROMERO: Un torero con dominio...
Un torero con dominio...

| BIOGRAFÍA | ÁLBUM DE FOTOS | HEMEROTECA | LAS CORRIDAS | GALARDONES |
| EL MAESTRO | ACTUALIDAD | BIOGRAFÍA | BIBLIOGRAFÍA | CRÉDITOS |



CURRO ROMERO, Un torero con dominio...
Diseñado y desarrollado por
AndaluNet
La Guía de Sevilla en Internet
Información: (95) 453 35 62
cromero@incointer.net
Hospedado en
Incointer
Proveedor de Servicios
de Internet, en Madrid
inco@incointer.net