Sábado, 29 de Enero de 2000

Ayer viernes falleció en Sevilla Diodoro Canorea, empresario de la Plaza de Toros de Sevilla. Curro Romero ha sido una de las personas que mejor lo conoció. Traemos a la web de Romero, cómo han vivido la noticia algunos medios de comunicación.

AGENCIA EFE

El matador de toros Curro Romero ha lamentado hoy la muerte del empresario Diodoro Canorea, del que destacó que como gerente de la plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla "ha sido el que mejor se ha portado con los toreros".
En declaraciones al programa El Toreo de Radio Sevilla, Romero expresó que la afición sevillana "siente un gran pesar por la pérdida de un gran señor y una bellísima persona".
"Era -continuó el diestro de Camas- como un sevillano más y por eso se entendía más y por eso se entendía muy bien con su gente".
La estrecha relación entre Curro Romero y Diodoro Canorea se remonta a 1959, fecha de la alternativa del toreo sevillano.
"Desde entonces no he faltado a ninguna Feria de Abril y posiblemente por esa experiencia de tantos años puedo presumir de ser quien mejor le conocía", afirmó.
"Además, nunca hubo un sí o un no entre nosotros y en nuestra relación siempre hubo una gran armonía", añadió el torero.
Romero ahondó en la figura de Canorea como empresario y resaltó "la elegancia que siempre le distinguió".
"Nunca fue un hombre pesetero y para mí ha sido el mejor empresario para los toreros, entre otras cosas porque en lo económico nunca se destacó por ser muy ambicioso, cuando había que tratar con él, los toreros siempre partíamos con esas ventajas, y de esa forma resultaba muy fácil negociar", concluyó.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LA RAZÓN DIGITAL

Canorea, un empresario incondicional de Curro Romero (L.T.)

Era el año de 1959, y Diodoro Canorea, un empleado de banca toledano, llegaba a Sevilla a hacerse cargo, provisionalmente, de la gestión del coso maestrante. Por entonces, un novillero de veintitantos años y recién licenciado del Servicio Militar, andaba levantando pasiones entre los aficionados sevillanos. A don Diodoro le habían llegado rumores sobre él, un tal Curro Romero, natural de la vecina localidad sevillana de Camas. Corría el mes de mayo, y en el cartel anunciado en el coso maestrante, para la tarde del 26, se había producido la baja de Juan García «Mondeño». Romero lo sustituyó, y en aquel su debut novilleril, que era a la par el de Canorea como empresario, cuentan que el camero toreó como jamás ha vuelto a torear y que, ya entonces, convirtió al curroromerismo a don Diodoro. Dos años más tarde, en abril de 1959, Canorea contrató a Romero en la que iba a ser su primera Feria de Abril. Desde aquella temporada, ininterrumpidamente, las trayectorias de ambos en el coso del Baratillo han estado unidas. Durante más de cuarenta años, toda una vida, Canorea y Romero acordaron primero, para firmar más tarde, numerosos contratos por campaña. El primero de ellos le supuso al hoy veterano diestro un montante de 201.000 pesetas; el último, cerrado hace escasos días entre Manolo Cisneros -apoderado de Romero- y don Diodoro es, de momento, «secreto de sumario», tal y le como le gustaba decir educadamente al empresario. Estos días, don Diodoro había comenzaba, asimismo, a hacer gestiones para reunir las combinaciones de toros y toreros del abono abrileño próximo, para el que de nuevo contaba con su incondicional Curro Romero.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ABC

Muere Diodoro Canorea, empresario de la Real Maestranza desde 1959 (Fernando Carrasco)

Diodoro Canorea Arquero, empresario de la plaza de toros de la Real Maestranza, falleció la madrugada del viernes en su domicilio sevillano. Un infarto agudo y una parada cardiorrespiratoria se llevaron por delante a una persona que consagró su vida a regir los destinos de la Maestranza de Sevilla. Canorea, que contaba con 77 años, será enterrado hoy.

 

 

La Sevilla taurina se despertó consternada con la noticia del fallecimiento de Diodoro Canorea, empresario de la plaza de toros de la Real Maestranza desde 1959.

La muerte le llegó a Canorea en su domicilio particular. Según fuentes familiares, el empresario estuvo trabajando el jueves hasta bien entrada la noche y, posteriormente, decidió ver la televisión. Fue su esposa, Carmen Pagés, quien descubrió a su marido supuestamente dormido en el sofá. Al intentar despertarlo y ver que no reaccionaba, dio la voz de alarma. Eran las cinco de la madrugada. Quince minutos más tarde se personaba en el domicilio Ramón Vila, cirujano jefe de la plaza de toros. «Cuando llegué, en su cara no había ningún rictus de muerte. Lo trasladamos a la clínica Sagrado Corazón y se verificó su fallecimiento», dijo el conocido cirujano.

Diodoro Canorea nació en la localidad toledana de Cabezamesada el 18 de noviembre de 1922. Cursó estudios de Banca en Madrid y entró a trabajar en el Banco Central de la capital española. Contrajo matrimonio con Carmen Pagés, hija del empresario Eduardo Pagés, con la que tuvo tres hijos. A la muerte de su suegro comienza a llevar sus negocios y desde 1959 se hace cargo de la gerencia de la Maestranza.

 

23 PLAZAS

Su capacidad de organizador le llevó a explotar un total de 23 plazas en una sola temporada. Aparte de Sevilla, Diodoro Canorea fue empresario de cosos como Madrid, Zaragoza, Córdoba, Ciudad Real, Toledo, Jaén, Cádiz, El Puerto de Santa María, Ibiza, Pozoblanco, Andújar y Écija. También organizó las ferias francesas de Nimes, Arles, Mont de Marsan, Vic-Fezensac; y las portuguesas de Cascais y Estoril.

 

NUEVO GERENTE

La empresa Pagés, cuya responsabilidad recae en su viuda, seguirá regentando la Maestranza. En los próximos días se nombrará a un nuevo gerente, cargo que recaerá, casi con toda seguridad, en su hijo Eduardo y en su yerno Ramón Valencia.

Hoy, a las once y media de la mañana, se celebrará una misa de «corpore insepulto» en la iglesia de Los Remedios, para posteriormente trasladar los restos mortales al cementerio de San Fernando, donde serán incinerados.

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

EL MUNDO

OBITUARIO. DIODORO CANOREA

Un toledano en la Maestranza (Carlos Crivell)

En la madrugada de ayer, falleció en Sevilla Diodoro Canorea Arquero, gerente de la empresa Pagés desde 1959 y, en la práctica, empresario de la Real Maestranza desde la misma fecha. Canorea ha muerto cuando estaba dando los primeros pasos para organizar la Feria de Abril de Sevilla del año 2000. Su maltrecho corazón se paró de madrugada y no fue posible reanimarlo.

Con la muerte de Diodoro Canorea, la fiesta de los toros pierde a uno de sus personajes con mayor personalidad. Desde su maravilloso púlpito de la Maestranza, Canorea fue uno de los empresarios más poderosos del toreo. Mantuvo siempre una frenética actividad, lo que le llevó a ofrecer corridas en todo el mundo. Canorea montó corridas de toros en España, Francia y América.

Aunque había nacido en un pueblo de la provincia de Toledo, Cabezamesada, hace 77 años, su arraigo en Sevilla era muy fuerte. En su juventud fue empleado de banco, pero su matrimonio con Carmen Pagés, hija del empresario de la Maestranza Eduardo Pagés, le cambió la vida. Se vino de Madrid y entró en el negocio taurino con fuerza. En pocos años, la feria sevillana creció en número de festejos de forma insospechada.

Desde 1959 era el responsable de los carteles de la temporada en la Maestranza. Pero Canorea no se quedó en Sevilla. Como él mismo repetía, «lo que ganaba en Sevilla lo perdía en otras plazas». Y todo esto le ocurría porque Canorea tenía ganada fama de generoso con toreros y ganaderos. Las circunstancias le obligaron a buscar apoyos en Sevilla. La etapa junto al catalán Pedro Balañá, del que siempre dijo que sólo fue su socio, fue la más controvertida. Canorea siempre defendió su independencia al confeccionar los carteles. Esta vinculación había quedado rota hace cuatro años.

Pasó por Madrid y organizó grandes espectáculos en Las Ventas, aunque desde el punto de vista económico la temporada no fue positiva. Hasta el último momento, cuando ya los achaques eran demasiado intensos, pensó en nuevas aventuras. Había concursado para la plaza de Albacete, seguía en Ciudad Real y había reconsiderado su negativa inicial de acudir a El Puerto.

Era un empresario incansable. Tenía una gran habilidad personal para contentar incluso a los que no podía satisfacer en sus demandas. Cuando salían los carteles de la Feria de Abril, con las ausencias lógicas de todo ciclo, Canorea siempre decía lo mismo. Una frase que ha quedado para la historia. «Es un torero muy joven, y ahí está la plaza, para otro año».

Su historia en Sevilla está ligada a la del torero más emblemático del toreo moderno: Curro Romero. Canorea ha sido siempre el empresario que ha contratado a Curro para torear en Sevilla. Desde que el Faraón tomó la alternativa, año 1959, vino a la Maestranza. No faltó a ninguna cita. Y siempre con Canorea de empresario. Canorea y Curro Romero están ligados para siempre en la vida del coso sevillano.

En su larga vida como empresario, Canorea no pudo dejar contento a todo el mundo, aunque es cierto que supo gozar del afecto de la mayoría de los taurinos. Era proverbial su afabilidad, unida a su oronda figura. Se trataba, en definitiva, de todo un personaje.

Hace poco fallecía la condesa de Barcelona. Sevilla tenía reservado su homenaje a la señora en su día más hermoso: el domingo de Resurrección. Ahora, esa fecha tendrá una doble motivación para el triste recuerdo. En el palco Real faltará la primera aficionada de España, mientras en el burladero de la empresa faltará la figura de su empresario más significativo: Diodoro Canorea. Esa tarde, Curro Romero hará el paseíllo más triste de su vida por la ausencia de sus dos amigos.

Diodoro Canorea, empresario taurino, nació el 18 de noviembre de 1922 en Cabezamesada (Toledo) y falleció el 28 de enero de 2000 en Sevilla.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

MEMORIA EN LA RED

Abel Infanzón.- La Ese 30, Diario El Mundo
Domingo 28/02/99.-

Don Diodoro y la tradición

El Diccionario dice que tradición es lo que pasa de padres a hijos. Eso es lo que pone el Diccionario. En esta ciudad dicen que tan tradicional (já, já, poléa), una tradición es lo que se inventó ayer por la mañana... y que se olvida pasado mañana. Don Diodoro Canorea, a quien deseamos salud y suerte en momentos difíciles, ha roto una tradición: la de presentar los carteles del abono invitando a comer a los críticos taurinos honrados y de verdad, y a una colección importante de mangones y trincones, muchos de ellos colados por la cara. Era la tradicional comilona de la Empresa Pagés... del corro de los que pegaban el mangazo. Pero no hay que preocuparse. Don Diodoro y don Tulio, el discreto teniente de la Real Maestranza, han inventado otra tradición: la rueda de prensa seria y solemne para anunciar los carteles. Ya verán ustedes cómo cuando venturosamente don Diodoro anuncie los carteles de la feria del año 2000 dirán: "Se celebró la tradicional rueda de prensa de don Diodoro y don Tulio..." ( Por cierto: vaya nombrecitos...)

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

MEMORIA EN LA RED

Antonio Burgos.- Sevilla con Sevillanos
Domingo 07/03/99.-

Diodoro Canorea o la Maestranza más allá del año 2000
 

 

Qué falta de imaginación en la forma española de contar biografías. Igualito que en América, donde todos los millonarios empezaron vendiendo periódicos. En la historia de la Banca española, no pasamos de Alfonso Escámez, que entró de botones y llegó a presidente del Central. Eso no tiene mérito. Lo de Diodoro Canorea tiene más: empezó de empleado de Banca y terminó de empresario de la plaza de toros de Sevilla. Que en feria, con la reventa por medio, es ser más importante que Botín. burgos.jpg (2251 bytes)

Suele decirse que Curro Romero le tiene cogida la medida a Sevilla. No se añade, sin embargo, que Canorea le tiene cogida la medida mejor aún a la plaza de Sevilla y a sus propietarios, los caballeros de la Real Maestranza. Si Sevilla es difícil, la Maestranza es tela más difícil todavía. Y, Don Tancredo en el albero del Arenal ante los abonados, don Diodoro lo sabe. Si alguna vez concedieran un Nobel de Derecho, lo habría ganado el abogado que hizo el contrato del viejo Pagés con el Real Cuerpo propietario de la plaza. Hay quien hereda por parte de su mujer un cortijo y hay quien hereda el contrato de Pagés. Y don Diodoro heredó el contrato de su suegro Pagés. Llegó a la empresa de la mano de Miguel Moreno en aquellos años oscuros de pleitos y de Pepe Belmonte en la vieja contaduría de la calle Zaragoza. 1961. Siempre se habla de la de años que lleva Curro Romero en el toreo, pero Diodoro no le va a la zaga. ¿Por qué? Por la misma razón: porque nunca vienen otros arreando, y porque Sevilla es Sevilla y los maestrantes son los maestrantes. Los años de Diodoro como empresario de Sevilla se cuentan por ferias de abril. Para que nos hagamos una idea: es empresario desde la feria del Prado. Fue empresario durante el traslado de la feria a Los Remedios y es más que probable que siga siendo empresario cuando pongan las casetas en el Charco de la Pava, que él seguirá echándole guindas al pavo del abono mientras tenga el seguro de Romero en los carteles. Hasta ahora Curro y Diodoro tienen hecho el Pacto del Año 2000. El uno ha prometido al otro que serán empresario y mito en activo, respectivamente, hasta el año 2000. Pero como quiera que ese deseo lo formularon en vísperas de 1992, y ya nadie se acuerda del 92, significa que tenemos Diodoro para rato. Mientras Romero aguante. La pregunta "¿y después de Canorea, qué", similar a la que se hacía sobre Franco en plena dictadura, tiene una respuesta análoga a la que se daba entonces: "Después de Canorea, la instituciones: la empresa Pagés y la Real Maestranza de Caballería".

Tortas hay siempre por torear en Sevilla y por lidiar en Sevilla, y Canorea ha tenido siempre un horno especial, un horno de leña, especializado en hacer un pan con esas tortas. Una de sus grandes habilidades ha sido la enorme capacidad de perder en Córdoba, en Pozoblanco, en Ciudad Real, todo el dinero que ganaba en Sevilla. Pero aunque nos tenga a los pagaches abonados hartos, al final siempre lo salva su sonrisa, su capacidad de aguante. Y más ha de salvarse esta temporada, cuando estamos retratándonos en las taquillas de la calle Adriano sabedores de que está pasando un mal trago de salud, del que lo sabremos venturosamente repuesto cuando el Domingo de Resurrección, otro Domingo de Resurrección, esté Romero en la puerta de cuadrillas y , como todos los años, le hayamos perdonado a Canorea los carteles que nos hace tragar.

Nacido junto a la Mancha, en un sitio de Toledo la mar de raro, Cabezamesada, Canorea es como un Sancho Panza de sí mismo, a veces Quijote. Sólo así ha podido desafiar al tiempo, aunque no a las grandes casas, jarrillo de lata un tiempo de la Casa Balañá, a la que hay que agradecer que teniendo de delegado a Manuel Cisneros fuese la que de verdad hiciera la profesión de votos perpetuos de la Maestranza con Curro Romero. Pueden los críticos decirle lo que quiera, que todo lo aguanta con una sonrisa. A cambio, sabe en el momento exacto besar la mano y llamar "señora marquesa" a la mujer de un maestrante. Los maestrantes se sienten más maestrantes con Canorea y Canorea se siente más empresario con los maestrantes.

-----------Puntas del Diamante-------------------------------------

14 DE ABRIL.- Abril es un mes especialmente grato para Canorea. No sólo por los llenos de la feria (y más este año, que hay un Ave cada media hora), sino por el 14 de abril. En los eternos duales barrocos de Sevilla, el empresario de los muy monárquicos maestrantes es el republicano Diodoro Canorea, a quien en tiempos de la transición se le relacionó con aquel partido, ARDE, que agrupaba a los soñadores de la tricolor.

POZOBLANCO.- Fue el empresario que montó el cartel con peor fario de la Tauromaquia. El toro mató allí a Paquirri, luego mató al Yiyo. Era una corrida de Sayalero y Bandrés. Al ganadero lo mataron a tiros en Algeciras. El Soro, superviviente, está con muletas. A Diodoro, superviviente, lo acaban de operar de algo delicado. Canorea montó también el cartel de Montoliú y el cartel de Soto Vargas. Y mira que decir luego que el gafe es el innombrable...

EL MILLÓN DEL CORDOBÉS.- Fue el primer empresario que pagó un millón de pesetas por una corrida, a El Cordobés, años sesenta. Fue cuando Manuel Benítez dijo que se retiraba del toreo. Canorea fue a la finca El Brillante con Chopera, que llevaba entonces a Benítez, y se pasó un día entero tratando de convencerlo de que siguiera dando saltos de la rana. Tras estar todo el día oyendo hablar de los dineros de Canorea, El Melenas dijo que lo tenía que consultar con la almohada. Al día siguiente, Diodoro firmó en la almohada famosa el parte de la victoria de los dineros del toro.

EL 22 POR CIENTO.- Uno de los secretos mejor guardados es cuánto gana Canorea con la plaza de Sevilla. Pues calculen: todo lo que pierde en las otras. Quizá no tanto. Los que más ganan en Sevilla son los que menos exponen: los maestrantes. De cada veinte duros brutos de taquilla, los caballeros en plaza se llevan 22 pesetas limpias, sin vestirse de torear y sin arriesgar nada. Abrir la plaza para una corrida tiene unos gastos fijos generales de 5 millones de pesetas. O sea, que tanto no pierde Canorea en Ciudad Real... porque tanto no gana en Sevilla.

 

 








Cuando se encuentre en otra sección, haga click aquí para volver a la Presentación de CURRO ROMERO: Un torero con dominio...
Un torero con dominio...

| BIOGRAFÍA | ÁLBUM DE FOTOS | HEMEROTECA | LAS CORRIDAS | GALARDONES |
| EL MAESTRO | ACTUALIDAD | ANÉCDOTAS | BIBLIOGRAFÍA | CRÉDITOS |



CURRO ROMERO, Un torero con dominio...
Diseñado y desarrollado por
AndaluNet
La Guía de Sevilla en Internet
Información:95 453 35 62
publi@andalunet.com
Hospedado en
AndaluNet
Proveedor de Servicios
de Internet, en Sevilla
info@andalunet.com