Jueves, 11 de Diciembre de 1997

Curro Romero asiste en Cádiz a la presentación nacional del libro Mirando al mar soñe, obra del escritor y periodista Antonio Burgos. Reproducimos, junto a estas imágenes, la crónica del del diario El Mundo, aparecida el día siguiente al acto





Antonio Burgos, espejo onírico de la memoria andaluza

El escritor y columnista presentó ayer en Cádiz su nuevo libro, «Mirando al mar soñé»

JOSE LANDI

CADIZ.- «Es la última criatura de uno de los primeros columnistas de este país y de uno de los mejores escritores de nuestro tiempo». Así presentó el maestro de ceremonias, Jesús Quintero, la última obra de Antonio Burgos, Mirando al mar soñé. El volumen recoge una recopilación de escritos, publicados en El Mundo de Andalucía, en la que se dibuja de forma onírica y sensual la memoria de los andaluces que no cumplirán los 45 años.

La omnipresencia poderosa de la radio, la influencia del cine, los viajes de Cádiz a Sevilla, de Sevilla a Cádiz, la miseria, la ilusión, el pecado y la censura son piezas de un rompecabezas sentimental. El amigo (casi cómplice) Quintero ilustró las impresiones de los oyentes y aseguró que la obra repasa «los recuerdos de los niños de la posguerra, los adolescentes del primer Chester, los jóvenes que soñaron con la libertad y los adultos que tuvieron tanto por hacer».

La presentación estuvo prolongada por una ceremonia llena de público, ad, aroma y color. Los asistentes fueron decenas, los amigos representativos de la esencia andaluza, el olor «el de la alhucema» y el color, ese indescriptible del atardecer en La Caleta.

Antonio Burgos eligió la ciudad de Cádiz para la presentación a nivel nacional de una personal y pasional colección de recuerdos. Además de situarla en su patria chica «por elección», según Quintero, el escritor escogió con tino el momento y la compañía. El prólogo comenzó a las 18.09 de la tarde de ayer, exactamente el instante marcado para la puesta de sol.

HABANERAS Y TANGOS.- En uno de los balcones de la Bahía, el coro de Julio Pardo puso a la ceremonia acordes de habaneras y tangos, sonidos de ida y vuelta. Allí se dieron cita representantes de algunos de los mundos más amados por Burgos. El de la tauromaquia no pudo tener mejores representantes que un maestro, El faraón de Camas, y un aficionado señero por antiguo novillero, José Ruiz Manteca. Otra de sus pasiones, el Carnaval, se encarnó en muchos de los mejores autores vivos. Julio Pardo, Antonio Martín, Joaquín Quiñones o Pedro Romero, entre ellos. Otros sectores no menos frecuentados y queridos por el escritor, como el literario y el periodístico, le respaldaron en idéntica proporción.

Jesús Quintero fue el introductor del acto. Llegó tarde -problemas de vuelo- pero le dio la vuelta al percance para convertirlo en la primera carcajada de muchas: «Si Aznar les pidió perdón a los conductores por la nieve del otro día, espero que me lo pida a mí por el retraso en el avión de Iberia».

El queridísimo en Cádiz Loco de la Colina se contagió de la obra de Burgos y echó la vista atrás. Resucitó el papel de aquella radio en blanco y negro que era la imaginación y el color de los niños de entonces. Jugó con la evolución de las ideologías y las etiquetas: «Rojo le llamaban entonces al amigo Antonio, todo por escribir Andalucía, tercer mundo. Entonces éramos andalucistas».

Acompañando a Burgos, desde los recuerdos escritos hasta hoy, Quintero afirmó que el escritor se ha convertido en «maestro del costumbrismo y el hachazo, y alguno me ha caído a mí». Antonio Burgos mantuvo alto el listón del humor para presentar su obra y le dijo a Quintero que su presentación estaba bien, «si el pasodoble, el cuplé y el popurrí son del mismo nivel, a lo mejor entras en la Final del Falla». Fundiendo actualidad, ironía y diplomacia quiso recordar a los que le han ayudado a dar a luz al libro: Jesús Quintero, Planeta, Francisco Rosell y José Antonio Gómez Marín.



«Recordar es bueno para saber lo que se es»

El último libro de Antonio Burgos «huele a alhucema, a mar, a pobreza, a ilusión, a limpio. Los olores tienen un gran poder de evocación, a mí me gusta mucho que los libros huelan. Entonces todo parecía más limpio, más inocente. Era la cultura del malestar», manifestó ayer el escritor.

Preguntado por cómo recordarán los adolescentes actuales su juventud, Burgos dijo: «Si hemos de continuar con el poder evocador de los olores, la recordarán con el ketchup y los cartuchos de patatas fritas. De todas formas, son sus criterios estéticos, sus elecciones, tan respetables como todas las demás».

El autor de Mirando al mar soñé se refirió a la melancolía de este modo: «Aunque Jesús Quintero se planteaba si es o no un acierto, yo creo que sí. Conviene acordarse de lo que uno es, de lo que somos todos. Durante mucho tiempo hemos sufrido algunas amnesias, algunas elipsis intencionadas. Recordar es bueno para saber lo que se es».

En cuanto a si el libro rezuma andalucismo o Andalucía el autor sostuvo categóricamente: «Andalucía».




Haga click aquí para volver a la Presentación de CURRO ROMERO: Un torero con dominio...
Un torero con dominio...

| BIOGRAFÍA | ÁLBUM DE FOTOS | HEMEROTECA | LAS CORRIDAS | GALARDONES |
| EL MAESTRO | ACTUALIDAD | BIOGRAFÍA | BIBLIOGRAFÍA | CRÉDITOS |



CURRO ROMERO, Un torero con dominio...
Diseñado y desarrollado por
AndaluNet
La Guía de Sevilla en Internet
Información: (95) 453 35 62
cromero@incointer.net
Hospedado en
Incointer